domingo, 26 de abril de 2009

Las dos caras del playboy


Autora: María Menéndez-Ponte
Editorial: SM
RESUMEN: La falta de madurez, la timidez son problemas que un joven con una gran inexperiencia, experimenta al querer estar con una chica, todo esto unido a un grupo de amigos muy bromistas, llevan a Marcos, el protagonista, a vivir una etapa de su vida muy angustiosa y de la cual solo sale gracias a Aurelio, que es su tutor, y le da grandes consejos acerca de la vida. Estos consejos son: que no confunda la sexualidad con algo meramente fisiológico, sino que tiene que haber amor, que tiene que haber sinceridad entre ambos…
El origen del problema viene cuando Marcos compra con su amigo Nacho una revista erótica, el Playboy, que llevan a Marcos a sumergirse en una serie de nerviosismo e inexperiencia…
Inés es la compañera de clase de la cual está enamorado, pero ésta no le presta atención, lo que produce en él nada más que tristeza y ganas de llorar. La voz de Edu por la megafonía (“Inés, no seas tan dura con Marco, se merece una segunda oportunidad”) sirve al joven para buscar ayuda en Aurelio. Sandra la hermana de Marcos también interviene para que Marcos e Inés empiecen una bonita y juvenil historia de amor…
Opinión: Es un libro que me ha parecido interesante y muy divertido, pues muestra la realidad de un adolescente con sus dudas, sus preocupaciones, es decir, muestra la realidad de un joven tal cual es, y además de una forma muy acertada. Os lo recomiendo para que lo leáis, en especial a todos los que tenéis, o habéis tenido, muchas dudas cuando se acerca la chavala que os gusta.

José Carlos Redondo

2 comentarios:

Luly dijo...

Hola!! Gracias por tu reseña! Hace unas semanas tuve la oportunidad de leer el libro, y coincido con tu opinión. Escribí algo al respecto en mi blog por si gustas darte una vueltecita!! Saludos!!

Raul garcia cuevas dijo...

Me ha gustado mucho el libro porque tiene un aire juvenil,de nuestro tiempo; nos hemos identificado mucho con los personajes del libro, porque a muchos nos ha pasado lo mismo, pensamos igual y tenemos la misma edad.
Te hace reflexionar sobre que muchas veces pensamos que nos pasan cosas malas por algo, pero no es cierto,siempre nos pasan las cosas porque pasan, pero siempre queremos atribuirla a algo.