jueves, 4 de marzo de 2010

Nunca Más


Autpr: Carlos Frabetti
Editorial: SM
Claudia tiene todas las noche un sueño en el que repite en voz alta "nunca mas".
Un día al despertarse vio a un hombre en la puerta de su habitación, era alto muy guapo, y de unos treinta años, que le preguntó por su tía Clauda. Ella le dijo que no era su tía Claudia, sonrió y dijo que no, que se llamaba Claudia pero que no era su tía. El le respondió que seguramente la enfermera se había confundió al darle el numero de habitación y le preguntó por qué estaba ella en el hospital. Ella le respondió que ha tenido un accidente de trafico y se había roto la cadera. Estuvieron charlando un rato.
Al día siguiente su madre le regaló un portátil para que su estancia en el hospital fuera más llevadera. Cuando fue a mirar su correo tenía un mensaje que ponía "Nunca más" firmada por un tal Poe. Ella se quedó un poco asombrada, porque era la frase que la otra tarde se le repetía una y otra vez. En ese instante llamaron a la puerta y era Alberto otra vez. Ella le preguntó que si había encontrado a su tía y le respondió que sí; estuvieron hablando un rato y le enseñó el correo que le había llegado. El le respondió que esa frase era de un poema y que su autor era Poe, que probablemente sería un juego y que ahora tenia que responderle con otra frase de un poema del mismo autor. Ella le dijo que de poesías no sabía mucho. Alberto, que era profesor de lengua, le dejó unos pocos de libro de poesía. Todas las tardes hablaban y juntos respondían al correo y cada tarde se hacían más amigos. Hasta que un día él empezó a sentir cosas por ella y ella por él. Sin embargo ella empezó a dudar de que él fuera el que le enviaba los correos, se lo preguntó y le dijo que sólo él era el que sabía de ese juego y que le ponía cosas que nadie sabía, como la primera frase que le enviaron que era lo que soñaba ella la primera tarde que entró en su habitación. Le respondió que él no era, que no sabía lo que ella soñó, pero que iba a descubrir quién era.
Al cabo de unos días, Alberto llegó diciendo que ya suponía quién podría haber sido: el chico que estaba en la habitación antes con ella, porque era el único que podía habaerlo escuchar cuando se lo contaba a su tía Claudia y el único que podía haber escuchado los sueños que tenía porque ella estaba antes en esa habitación. Ella dijo que el niño no podía ser porque estaba tetrapléjico, no se podía mover y estaba empeorando. El le respondió que eso pensaba él pero que ayer lo vio menearse y le preguntó a la enfermera y le contó que estaba mejorando. La llamaron y empezaron a hacer preguntas y ella se lo contó todo: que hacía unos meses que estaba mejorando y que un científico le había creado un mundo virtual y desde ahí podía mandar mensajes y contactar con las personas. Claudia se quedó sorprendida, desde aquel día Alberto ya no fue más a visitarla pensó que era mejor para los dos porque era demasiado viejo para una chica de esa edad. Cuando a Claudia le dieron el alta, fue a ver al chico que se hacía llamar Poe y pudo entrar en su mundo virtual y ver como era su mundo.

A mi me ha parecido un libro divertido y fácil de leer porque te deja intrigada y tienes más ganas de saber qué va a pasar, y porque los libros que tienen los capítulos cortos se me hacen más fáciles de leer.

Marina López Godoy

5 comentarios:

Anónimo dijo...

me parece muy interesante su entrada.Le felicito.

Anónimo dijo...

¡Buenas!
me he leído el libro de Nunca Màs y me parece muy interesante, cuando acabas cada capitulo te quedas con ganas de leer el siguiente.
lo recomiendo!
un beso.
Maddie

Anónimo dijo...

es muy interesante porque me gustan los libros basi intentare leerlo

siomna dijo...

Bueno este si que es el mejor libro que he leido por que alerta roja es muy original y ademas tengo un libro de alerta roja que se llama Campo de Fresa y la verdad me encanta de verdad.

David García dijo...

El libro "Nunca más" me ha parecido muy interesante y original. Además muy fácil de leer ya que está compuesto de capítulos cortos con mucha intriga que captan la atención del lector.
También es muy importante el papel de las nuevas tecnologías en este libro ya que se habla de poesía a través de las redes sociales y de las facilidades que aportan a las personas tetraplégicas, como la creación de un mundo virtual en el que poder navegar por el ciberespacio.
En conclusión, este libro me ha gustado mucho y recomiendo que lo lean, especialmente, a los adolescentes.