martes, 22 de enero de 2008

Cumbres Borrascosas


Autora: Emily Brontë
Editorial:Siruela
Heathcliff entra en la familia Earnshaw porque el señor de la casa lo encontró en uno de sus viajes abandonado en la calle. El chico fue muy mal recibido en la casa, el hijo del señor, Hindley, lo odiaba con toda su alma y no desaprovechaba momento donde pudiera pisotearle, aunque el chico siempre salía airoso de todo. Por el contrario, Catalina, la hija del señor, lo adoraba y se convirtió en su amiga y compañera de travesuras.
Pasaron los años y con una escapada a la casa de los Linton Catalina se transformó en una bella muchacha, contrajo matrimonio con Eduardo Linton, un joven bastante prepotente, lo cual acarreará bastantes problemas, ya que Catalina en el fondo esta enamorada de Heathcliff.
En esta historia se mezclan amor y odio, mucha locura y vida y muerte. La historia es narrada por Nelly Dan, el ama de llaves de la familia, quien ahora pasaba a ser sirvienta del señor Lockwood, que siente fascinación por esta familia y le pide que le narre toda la historia de Catalina y Heathcliff.

La historia me ha gustado mucho y me ha parecido realmente interesante, al principio era difícil de comprender, pero conforme me adentraba en ella iba descubriendo cosas más interesantes hasta llegar un punto en que me encontraba enganchada a la historia



Beatriz Mateos Ramos, 1º Bachillerato.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una verdadera historia de amor. Dramática hasta lo indecible, apasionada y triste; donde el destino no puede ni quiere dejar salida a sus protagonistas.
Un tormentoso y oscuro ser (Heathcliff) que por amor es capaz del más verdadero de los males, la autodestrucción y el sufrimiento. Una dulce y caprichosa mujer (Catalina)que juega y domina los sentimientos de su amado. Y un paisaje árido y desolado, como la propia historia de estos dos protagonistas, (Los Paramos de Gran Bretaña).
Si alguien supo describir esa maravillosa y trágica historia de amor con todo el ímpetu y fuerza del deseo; sin duda alguna fué Emily Bróntë.
Enhorabuena Beatriz por tú elección y cuando pasen diez años y vuelvas a leerla descubrirás sentidos nuevos.