lunes, 8 de noviembre de 2010

Niebla


Autor: Miguel de Unamuno
Editorial: Cátedra
Resumen: Se cuenta la historia de Augusto Pérez que un día al salir de casa , como de costumbre, para pasear ve a una muchacha con unos ojos muy hermosos de quien se enamora perdidamente y a quien pretende como su mujer. Pero Eugenia, que es como se llama esta mujer, no lo quiere y además tiene un novio que se llama Mauricio, que es un holgazán que no quiere trabajar. Augusto, a partir de abrir los ojos con Eugenia en el tema del amor, le parecen todas la mujeres muy guapas. Como Eugenia no lo quiere, empieza a fijarse en otras mujeres como Rosario , la muchacha del planchado. Sucede una serie de acontecimientos que hacen llevar a Augusto a la curiosidad y a investigar sobre las mujeres, pero resultó ser él, el experimentado. Tras los desengaños amoros, las burlas y las mentiras a las que habia estado sometido, Augusto decide hablar con Miguel de Unamuno para preguntarle y para que le aconseje sobre su posible suicidio, el cual surge porque siente tanta rabia y odio hacia Eugenia y Mauricio, a los que quiere matar, pero, debido a su impotencia, no está capacitado para asesinarlos ya que no posee la maldad que necesita, quiere matarse a sí mismo, porque piensa y cree que después de ese atroz acontecimiento de ridículo y engaño debe morir alguien. Pero Unamuno le explica que él es el dueño de su muerte porque Augusto era un personaje creado por él y que ya estaba escrito que iba a morir. Tras esta discusión, Augusto está preocupado y no sabe a lo que atenerse. Por lo que cuando llega a su casa entiende que no existe y que por lo tanto no importa lo que coma, lo que sienta... Después de una gran cena, muere por ingestión, por locura, y por tristeza.

OPINIÓN:Este libro me ha hecho reflexionar mucho debido a que su tema es demasiado filosófico. En primer lugar es verdad que ante la incertidumbre de lo que pueda pasar tras la muerte y ante problemas que no tengan respuestas se acude a una solución rápida a la que atenerse para no tener esa incertidumbre, como es el caso de Dios que creó el universo y que solo él sabe lo que nos sucederá. Así es como se representa Unamuno en Niebla, como un Dios, como el creador de la vida de Augusto y de los demás personajes, que solo él sabe lo que harán y lo que les sucederá porque es quien ha escrito sus vidas.
¿Por qué no ha de llevar razón Unamuno y nosotros solo seamos personajes de una historia creada por puro aburrimiento, o ser personajes de juegos informáticos como los sims, o ser el sueño de una persona que pronto despertará y todo desvanecerá… ? Esta pregunta no tiene respuesta ya que nosotros pensamos que existimos pero ¿por qué no puede ser que nosotros no existamos?
Esta pregunta y otras parecidas nos las habremos hecho, nos las hacemos y nos las haremos durante el resto de nuestras vidas. Todo el mundo, o casi todos, nos las hacemos conforme vamos madurando y dándonos cuenta de la verdad y la realidad dejando en el pasado la despreocupación de niños. Supongo que no se la habrán planteado personas muy creyentes, que no permiten posibles dudas y que solo pretenden aferrase a esa fe que, en realidad, solo es creada por la aparición de dudas, así que, por lo tanto, algo habrán tenido que plantearse.
Sin embargo si solo formasemos parte de un cuento, un juego,… volveríamos a nacer y a vivir y a realizar todas las cosas y los acontecimientos de nuestras vidas y supongo que tanto vivirlas nos causara monotonía y costumbre e incluso deberíamos acordarnos de lo que sucederá porque la realizamos una y otra vez de forma ciclica. Esto supondría el desgaste y las ganas de vivir debido a que sabrías todo lo que te pasaría, a lo mejor es por eso por lo que nos morimos. Porque nos cansaría nuestra vida haciendo que la aborreciéramos y por lo tanto querríamos acabar ya igual que queremos acabar ya el trabajo, los estudios… y deseamos unas vacaciones para relajarnos.
También otras de las razones por las que a lo mejor nos debemos morir sea que como un vaso se llena demasiado rebosa, o teniendo mucha ropa en el armario este se queda pequeño… Lo que quiero decir que a lo mejor si viviéramos eternamente el mundo no tendría capacidad suficiente como para que lo habitaran tanta gente.
Lo que sí tengo claro es que sea o no esta nuestra vida debemos disfrutarla, pasar buenos momentos con la familia, los amigos y todos los seres queridos, los cuales iremos recordando a lo largo de nuestra vida y conforme vayan pasando los años añoraremos a estos seres queridos tanto los que se han ido como a los que no. Porque creo que ese es el fin que nosotros tenemos, hemos nacido para amar y querer a la gente y hacernos querer.
Una cosa que tengo que decir sobre el libro es que aunque se que no ha repercutido sobre la historia, un poco sí, es que me parece muy machista pensar que la mujer no tenga alma y que solo hay una Mujer repartida entre todas. Sé que la mentalidad de los hombres de otras épocas, incluso algunos en la actualidad, era y es demasiado machista dejándonos a las mujeres en un segundo lugar sin tenernos en cuenta. Sé que era y es así por la poca evolución de sus creencias y mentalidades. Pero deberían haber cambiado mucho antes de parecer y por no hablar de los de ahora que se podrían comparar con los primates ( eso ha sonado demasiado feminista pero es que no lo soporto). Supongo que lo que hace que piense así es mi educación y que tengo claro que no soy menos que un hombre porque somos seres iguales aunque nos diferenciemos en el aparato reproductor y en el físico. Seguramente de esto no echen cuanta los hombres porque no les incumben pero espero que las mujeres al leer esto les choque tanto como a mí y que no se dejen achantar ni dominar por los pensamientos de los hombres machistas.
Volviendo al tema de antes, que aunque nos planteemos dudas que no se puedan solucionar, como las ecuaciones matemáticas, no debemos darles importancia porque de qué sirve pensar en ello y volverse loco si no se va a lograr nada.
En conclusión, que debemos vivir la vida. No dudar en pasar buenos ratos. Y no darle mucha vuelta al tema porque se podría volver uno loco. Además, que cada uno crea lo que quiera. Pero, eso sí: pensar que cada segundo que pasa seamos personajes de ficción o no, es un segundo menos que nos queda, así que hay que aprovecharlos.

Ángela Jiménez Gordillo 2ºBach A

No hay comentarios: