martes, 17 de junio de 2008

El cuerno de Maltea


Autor: José A. Ramírez Lozano
Editorial: Alfaguara
Resumen: Lulino era un niño que vivía en el campo de Monsalud. Tenía una cabra, que se llamaba Maltea por una historia que le contó el cura de su pueblo, don Benigno, el cual decía que todas las riquezas del mundo estaban en su cuerno. Se tuvo que ir a Sevilla con su hermana Josefita, su cuñado Quirico y su sobrino Nono.En Sevilla andaban por los tejados, pero en su barrio había un canónigo que iba con una escopeta matando al diablo y creía que Maltea era el diablo.
Lulino conoció a un hombre llamado Legazpi, que era relojero y tenía una huerta en su azotea. Un día le mandó que le llevara a un amigo unos cigarros y, en el camino, conoció a un niño que tenía un silbato en la garganta, y cuando le dió una calada a un cigarro, lo escupió.El amigo de Legazpi se llamaba Artemón y era el diablo, que tenía un montón de gatos que eran reencarnaciones de pecadores.Un día Artemon fue a enseñarle el mar que estaba bajo una trampilla pero la cabra no podía ir y se quedó en una azotea. Le enseñó el mar y cuando llegaron no encontraron a Maltea. Cuando Lulino llegó a su casa le dijeron que la policía estaba buscando a Maltea. La cabra huyó y se encaramó en la Giralda, y cuando llegó al Giraldillo cayó y se estampó en el suelo.Lulino cogió su cuerno y, cuando lo miró, no tenía todas las riquezas del mundo como decía don Benigno, pero cuando se lo puso en la oreja escuchó el sonido de su campo de Monsalud.

Comentario:Me ha gustado la historia en general, pero me ha costado comprenderla y no me ha gustado que la cabra muera al final. Se lo recomendaría a gente a la que le gusten las historias de fantasía y animales.

Manuel Méndez López, 2º de ESO

No hay comentarios: